Yoko Ono | Tierra de Esperanza

Yoko Ono

Una de las exposiciones con mayor apoyo y patrocinio tanto de iniciativa privada como del gobierno de la Ciudad de México, ha sido la exposición de Yoko Ono en México. Tierra de Esperanza es una retrospectiva del trabajo de la artista de más de cinco décadas. La curaduría estuvo a cargo de Gunnar B. Kvaran, director del Museo Astrup Fearnley de Oslo, y bajo la supervisión de Yoko Ono. La relevancia de esta exposición recae en las piezas que permiten la interacción del espectador y dejan entrever la relación entre el concepto y la ejecución de una obra de arte contemporáneo. Algunas de las instalaciones dentro de esta exposición son las más emblemáticas de la artista y reflejan la influencia por su paso en el colectivo Fluxus.

Al entrar en la sala se encuentra una de las piezas más icónicas de la artista, una escalera que invita al espectador a subir sus escalones para poder ver, a través de una lupa diminuta, una palabra que no especificaremos. ¿Es acaso esta instalación una obra de arte? La respuesta probablemente se encuentra en la pintura que cuelga del techo. La primera vez que se presento esta instalación fue en Londres en la galería Indica en 1966, dentro de la exposición Pinturas sin terminar (Unfinished paintings) y fue la primera vez que Yoko Ono conoció a su fallecido esposo John Lennon.

Yoko Ono

Yoko Ono. Ceiling painting. Vista de la instalación en el Museo Memoria y Tolerancia (2016).

En la misma exposición de 1966 se presentó por primera vez, Mend Piece, una instalación que invita al espectador mediante una serie de instrucciones a arreglar con pegamento una serie de platos y tazas destruidos. Siempre es más fácil destruir algo que tratar de repararlo. ¿Cómo nos sentimos cuando hemos arruinado algo y queremos hacer todo lo posible por arreglarlo?

Yoko Ono

Yoko Ono. Mend Piece. Vista de la instalación en el Museo Memoria y Tolerancia (2016).

La sala no es de un tamaño comparable con otras de museos de arte contemporáneo, pero aún así, la museografía permite un recorrido transitable y lúdico, últimamente no se puede decir de esto en museos de mayor perfil. La premisa es simple cada una de las instalaciones es transitable e interactiva. En Teléfono en asombro, el espectador tiene que transitar por un laberinto de muros transparentes, al llegar puede que tenga una gran sorpresa o una desilusión.

Yoko Ono

Yoko Ono. Teléfono en asombro. Vista de la instalación en el Museo Memoria y Tolerancia (2016).

En la exposición se puede ver el video del performance de Yoko Ono, Pieza de corte (1964), esta acción es imprescindible en la historia del arte y es básica para las teorías en torno a la problemática del cuerpo y su representación que aparecen en los años 80. Al final de uno de las salas se encuentra Arising, Yoko Ono convocó al público femenino a escribir una “declaración del daño que se te ha hecho por ser mujer” acompañado de una foto sólo de los ojos. Los testimonios permiten ver el estado en el que se encuentra la sociedad, el machismo y la violencia hacia la mujer en la actualidad.

Yoko Ono

Arising. Yoko Ono. Vista de la instalación en el museo Memoria y Tolerancia. Abril 2016.

Es clara la posición política detrás de las instituciones que apoyan esta exposición, siendo esta misma, una estrategia para tratar de controlar los niveles de violencia de la ciudad y funciona como aparato de city marketing, el cuál se basa la nueva propuesta del cambio de Distrito Federal (DF) a Ciudad de México (CDMX). Aún así esta exposición es un respiro para el espectador que está cansado de ver obras colocadas en los muros y que lo distancia de ellos.

.
Tierra de Esperanza | Museo Memoria y Tolerancia

Hasta el 29 de mayo
Av. Juarez 8, Cuauhtémoc, Centro, 06010 Ciudad de México, D.F.

Leave a Reply