Tacita Dean | Museo Tamayo Arte Contemporáneo

Tacita DeanLa exposición con la que cierra el año el Museo Tamayo es con la primera muestra monográfica de Tacita Dean en México. El trabajo de Tacita comprende diversos soportes que incluyen pintura, dibujo, instalación, objetos encontrados, fotografía, y primordialmente cine. Hace uso recurrente en su trabajo del formato de película cinematográfica de 16 mm, para registrar imágenes en movimiento que analizan los conceptos de tiempo y casualidad. Esta exposición se comprende de obras concebidas en México, realizadas en Teotihuacán y el Museo Nacional de Antropología. Las piezas dentro del museo son una amplia investigación de la artista sobre la fragilidad y la cotidianidad, de sucesos que se pueden observar para ser apreciados y capturados para su interpretación.

Tacita Dean

Tacita Dean. Kippy Cloud, 2016. Colección Freybe, Vancouver. Fotografía: Fredrik Nielsen

La primera sala de la muestra, comienza con una serie reciente de obras en la que se está enfocando la artista. En 2014 viajó a Los Angeles para una residencia en el Goethe Institut y se maravilló de las nubes que se formaban en la ciudad, sobre todo por el contraste entre el azul y el blanco. Con esto en mente, decide realizar con gis sobre fondo negro las formas de las nubes a través de un patrón de movimientos como una analogía al viento. No solamente se encuentran obras en gis, al mismo tiempo, la artista explora con la fotografía y la pintura los patrones que ha generado con anterioridad. El trabajo de la artista es espontáneo, frágil y caracterizado por la casualidad.

Tacita Dean

Tacita Dean. Quatemary, 2014. Cortesía Marian Goodman Gallery, New York/Paris. Fotografía: Marc Domage

Al bajar por la rampa para llegar a la siguiente sala se encuentra la obra Quaternary, una obra construida a partir de ampliaciones de postales antiguas de paisajes aludiendo al supervolcán de Yellowstone después de haber hecho erupción. Esta representación apocalíptica es intervenida por la artista con texto sobre las ampliaciones simulando un storyboard, se asemeja mucho a la obra que presentó en 1998 y que fue nominada al Premio Turner de ese mismo año.

Tacita Dean

Tacita Dean. El rayo verde, 2001. Película de 16mm a color, sin sonido. 2 ½ min.

Siguiendo por la misma sala se encuentra la obra más importante y reconocida de la artista, El rayo verde. En 2001 la artista se dio a la tarea de grabar el fenómeno óptico atmosférico que ocurre justo en el instante en el que el sol se pone. Cuenta la anécdota que mientras ella estaba filmando con su cámara en 16 mm, una pareja de turistas se encontraba videograbando el mismo evento. Al pasar la puesta del Sol, la artista pensó que no había registrado dicho fenómeno, pues no lo pudo ver y las videograbaciones de los turistas no habían resultado exitosas. Tiempo después al revelar la película y observar el resultado, se dio cuenta que la cámara y la película si habían registrado el fenómeno, ya que el proceso análogo es capaz de capturar ese pequeño destello verde sobre el horizonte.

Tacita Dean

Tacita Dean. El volante púrpura. Película de 16mm a color (transferida de Kodachrome Súper 8), sin sonido, en loop continuo
3 min.

Se puede sentir un grado de nostalgia al entrar a la sala donde se encuentran las proyecciones de sus cortometrajes en 16 mm. Los colores que proyectan sobre las paredes del museo, la imagen en movimiento que captura la artista, los diferentes cuadros por segundo de una técnica y procesos perdidos en el tiempo. En 2011 se dejo de hacer película de 16 mm en el laboratorio que surtía de material a la artista, alrededor de 40 películas de la artista fueron las que pasaron por un proceso de revelado en ese mismo lugar y que por la transición en la está pasando la industria, a un proceso digital, se tuvo que ver obligado el laboratorio a dejar el sistema análogo.

Esta cuestión sobre la cámara análoga y la cámara digital es una problemática que polariza opiniones. Si bien, el proceso digital nunca tendrá la capacidad de una película Kodachrome para registrar colores, el sistema digital permite facilitar procesos. Es impresionante los contrastes de color de sus cortometrajes, comparado con sus dibujos y pinturas. Aunque el celuloide sea un medio en peligro de extinción, el museo se ha convertido en un guardián para estas obras. Llevar lo análogo a lo digital ha permitido que más gente pueda dedicarse al cine y reducir los costos para lograr cine de calidad. Aún así siempre quedará ese momento de la historia donde se entraba a un laboratorio de revelado y se salía deslumbrado por la luz registrada en la película.

Tacita Dean | Museo Tamayo Arte Contemporáneo
Hasta el 12 de marzo de 2017

Paseo de la Reforma 51, Bosque de Chapultepec, Bosque de Chapultepec I Secc, 11580

Leave a Reply