Leon Golub | Bite Your Tongue | Museo Tamayo

Leon GolubLeon Golub | Bite Your Tongue

“Yo hago ciertas afirmaciones sobre las pinturas que la gente no siempre está dispuesta a aceptar […] tú también estás en todas las pinturas.”

Leon Golub

El Museo Tamayo Arte Contemporáneo inicia una nueva etapa de proyectos con la primera retrospectiva en México de Leon Golub (Chicago, 1922 – Nueva York, 2004). Bite Your Tongue es la primera gran muestra del artista tras su muerte en 2004 y es organizada en colaboración con Serpentine Galleries de Londres y con la curaduría de Emma Enderby.

Leon Golub  | Bite Your Tongue presenta la trayectoria de este pintor figurativo de la posguerra, a través de alrededor de 50 pinturas y dibujos de pequeño y gran formato, producidos entre 1950 y 2004. El artista consideraba que el arte tenía la obligación de responder a su tiempo y a las experiencias colectivas de la humanidad. Leon Golub se opuso fervientemente a la desigualdad y al abuso de poder, por lo que retrató desde sus inicios la violencia humana.

Leon Golub

Leon Golub. Prometheus, 1997. Acrílico sobre lino.

El artista remite a diferentes personajes de la mitología clásica con obras como Prometheus. El artista se aproximó a la violencia de forma más general, sin representar acontecimientos específicos. Su obra se volvió más fragmentada, al incorporar eslóganes, textos y símbolos en escenas de la vida urbana.

Leon Golub

Leon Golub. Bite Your Tongue, 2001. Acrílico sobre lino.

La exposición toma su nombre de la obra Bite Your Tounge (2001), una de las últimas que el artista realizó, en la que se aprecia a un perro en un páramo desierto frente a una estructura de madera que sostiene una cabeza decapitada con un cigarro. Para Golub, el perro representaba el moderno salvajismo del hombre.

La obra de Leon Golub se caracterizó por incluir figuras solitarias y criaturas híbridas inspiradas en fuentes de culturas antiguas y no occidentales. El proceso de la pintura de Golub era laborioso y físico. Consistía en raspar y reconstruir capas de laca, y más tarde de acrílico, atacando y fracturando la superficie de modo que las obras asemejan la ruina de esculturas clásicas.

Leon Golub comenzó a pintar sobre lienzos sin tensar, los cuales también cortaba, enfatizando la sensación de violencia retratada en sus pinturas con telas fragmentadas, semejantes a estandartes o incluso pieles desolladas. Una combinación de fuentes mitológicas y fotografía de deportes informó su épica serie “Gigantomachy” (Gigantomaquia) que retrata grupos de figuras anónimas en batalla. Golub, entonces, se aprovechó del poder de las imágenes de los medios de comunicación para las series “Napalm” y “Vietnam”, en las cuales situó a sus figuras en un contexto de guerra específico y contemporáneo. El artista disolvió y raspó las superficies pintadas de su obra, dejando manchas permanentes en las fibras del lienzo. Las incisiones que hizo en las pinturas y las superficies pintadas reflejan las figuras mutiladas representadas en las obras.

Leon Golub

Leon Golub. Gigantomaquia IV, 1967.
Acrílico sobre lino.

Los fondos planos, ausentes de estas obras, a menudo pintados en rojo óxido, intensifican el carácter alarmante y agresivo de las escenas retratadas. Golub continuó utilizando las imágenes de los medios de comunicación, incluyendo fotografías de la revista americana Soldier of Fortune, como material de referencia para sus composiciones. Las figuras parecen mirar al espectador de manera que éste se vuelve cómplice y testigo de sus actividades. Sus poses informales, en ropa cotidiana como los pantalones de mezclilla, afianzan a las pinturas de un realismo documental y refuerzan la mínima diferencia que hay entre el espectador y los criminales en las pinturas.

Leon Golub

Leon Golub. Mercenaries IV, 1980. 
Acrílico sobre lino.

En la década de 1990 Golub desarrolló lo que él llamó su “estilo tardío” y comenzó a alejarse de referencias abiertamente de acontecimientos políticos específicos. Su técnica pictórica y sus narrativas se volvieron fragmentarios incorporando animales, graffiti y consignas en escenas distópicas de la existencia urbana. Golub se basó en sus observaciones de la ciudad y su archivo de imágenes para construir los páramos desconocidos de estas pinturas tardías. Imágenes de perros aparecen como sustitutos de los seres humanos, simbolizando su brutalidad.

La obra de Leon Golub examina la realidad global contemporánea, vista en el contexto de los alarmantes acontecimientos internacionales de la actualidad, es un indicio universal y profético de nuestro tiempo, frágil y turbulento.

Hasta el 7 de febrero de 2016.
Museo Tamayo Arte Contemporáneo
Paseo de la Reforma 51, Bosque de Chapultepec, Miguel Hidalgo
Lunes / Cerrado Martes — Domingo (10:00 —18:00 H)

Leave a Reply