La Esmeralda: ¿Qué se necesita para ser artista en México?

La Esmeralda: ¿Qué se necesita para ser artista en México?
Por Pablo Rendón, Raúl Fernández, Mariana Domínguez y Raúl Campos.

Lograr vivir de la producción artística en el Distrito Federal luce más difícil que resolver una ecuación diofántica con tres incógnitas. Los mecenas escasean y el arte ha dejado de ser exaltado por las masas. No obstante, la profesionalización en el campo de las artes plásticas pareciera ser la luz al final del camino. Contar con el título de Licenciado en Artes Plásticas y Visuales, respaldado por alguna institución de renombre, permitiría vivir de lo que uno hace, sin la necesidad de sucumbir ante las leyes de la oferta y la demanda. Pero, ¿qué tan cierto es eso?

Habría que remontarse a uno de los mayores problemas que aquejan a las universidades de prestigio en nuestro país: la gran demanda de lugares para estudiar en sus aulas. Esta situación excluye a miles de jóvenes de tener una oportunidad para integrarse a la educación que se imparte en estos espacios, cuyo cupo limitado sólo permite el ingreso a un pequeño porcentaje de ellos, y la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado (ENPEG) —institución emblemática para quienes quieren estudiar arte en México— no es la excepción. La Esmeralda, nombre por el que también se conoce a esta escuela, pertenece al Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y cuenta con poco más de 70 años de historia. En sus aulas han impartido clases artistas de la talla de Diego Rivera, Salvador Toscano, Raúl Anguiano, Francisco Zúñiga y Frida Kahlo.

“El Festival de Canes” (segunda edición) Elefantiago Muedano 2013

“El Festival de Canes” (segunda edición)
Elefantiago Muedano 2013

Hace falta librar tres etapas antes de poder ingresar a La Esmeralda. Para tranquilidad del aspirante, no es necesario ser una especie de Miguel Ángel postmoderno, ni mucho menos un Da Vinci contemporáneo. Basta con presentar una carpeta de trabajo y un examen de conocimientos generales. Luego, elaborar un ejercicio teórico-práctico para, finalmente, ser entrevistado por los docentes de la escuela. No, tampoco es pan comido. Hay quienes intentan hasta el cansancio ingresar sin éxito. Sumémosle que, cada ciclo escolar, La Esmeralda reparte 920 fichas entre los miles de aspirantes a ser artistas profesionales; sin embargo, la institución únicamente da cabida a 90 estudiantes, es decir, cerca del 90% de los jóvenes que desean ingresar son rechazados.

Ahora bien, si uno tiene la buena fortuna de ser elegido, no es necesario hacerle manda a San Gabriel (Orozco, claro está), sino dejar que se manifieste el interés por el arte que uno ha adquirido. Quizás, después de todo, dibujar en el cuaderno durante la clase de matemáticas haya servido de algo. Es decir, lo que importa es hacer uso de todo el bagaje artístico posible, desde lo aprendido en varios cursos de verano pintando árboles felices, hasta ese bachillerato especializado en artes o incluso, si fuera el caso, haber estado dos semestres en la carrera de diseño gráfico.

Una vez dentro, surgirán ciertas dudas existenciales como: “¿La Esmeralda me convertirá en el nuevo gran artista que México esperaba? ¿Al final, mis padres tenían razón cuando decían que me iba a morir de hambre? ¿Habrá quien descubra el talento que hay en mi obra y me lleve a exponer en el MUAC?”. Puede ser que las respuestas estén ahí, en los cuatro años de carrera, o que lleguen luego de haber egresado. Quizás el mundo de allá afuera es demasiado cruel para la sensibilidad que manifiesta el artista. Puede ser que nadie aprecie los cuadros de puestas de sol y naturalezas muertas, y que sólo en la escuela se halle el cobijo y el ambiente ideal para desarrollar sus capacidades pictóricas o escultóricas y adquirir los conocimientos necesarios para producir arte.

 “J”                                             Karla Kaplun 2013

“:)”
Karla Kaplun
2013

“La receta llevaba cebolla” Karla Kaplun 2013

“La receta llevaba cebolla”
Karla Kaplun
2013

Los profesores, muchos de ellos profesionales consagrados en el arte, son desde un principio los más grandes aliados dentro de La Esmeralda. Son ellos quienes a través de sus cátedras, implícita o explícitamente, revelarán conocimientos y estrategias para legitimarse en el campo de las artes plásticas. Ahí radica la importancia de prestar oído. Quién sabe, quizás el consejo en apariencia más banal sea el que consolide la carrera de la nueva promesa del arte mexicano. Asimismo, está toda la gama de compañeros y amigos; galeristas, curadores o gestores culturales que uno conoce durante su formación. La relación entablada con todos y cada uno de ellos es una forma más de posicionar la propia obra en distintos espacios. Pensémoslo así: el conocer durante la etapa escolar a uno de los futuros curadores del Museo Jumex puede ser de gran ayuda cuando se tenga esa imperiosa necesidad de exponer.

Durante la formación académica uno descubre además que, en el mejor de los escenarios, es posible producir por amor al arte. El arte por el arte, sin ataduras de ningún tipo. Es decir, hacer del arte mismo el único cliente. Pero seamos realistas, resulta sumamente complicado seguir esta línea romántica en una escena que se rige por el dinero y en el que el mercado es bastante pequeño. Para empezar, se necesitan recursos económicos para producir obras. Sí, probablemente las becas permitan realizarlas, pero lo cierto es que también las condicionan. Por ejemplo, si la beca Frida Kahlo recompensa únicamente la realización de exvotos, se coarta la libertad creativa. Además, suele ser común que el artista mexicano empieza a hacer de las becas una forma de vida, ya que no encuentra otra forma de percibir ingresos. Se vive de las becas y para las becas.

“Tortas A_ _ _ _ _ _ _” Elefantiago Muedano 2013

“Tortas A_ _ _ _ _ _ _”
Elefantiago Muedano 2013

Del otro lado se presenta el mercado del arte. Son, sin lugar a dudas, las grandes ligas, en las que se produce para ser admirado. Se trata del Star System, donde los grandes artistas, desde ilustradores a diseñadores, se pavonean como si de estrellas de rock se tratara; desde Damien Hirst hasta Jeff Koons. Aquí, el arte se vuelve un objeto de deseo que bien podría ser cotizado en la bolsa de valores. Se trata, pues, de una escena restringida para aquellos que han sabido posicionarse, valiéndose de sus contactos e incluso del capital económico. *Esto pareciera conflictuarle al joven artista de La Esmeralda, quien intenta, a toda costa, romper con el paradigma del arte mercantilizado y no trabajar para un cliente. Además, el hecho de que lo que el artista produzca no sea reconocido por lo que dicta la escena del arte contemporáneo, no significa que no tenga la capacidad de hacer buen arte, sino que su propuesta es diferente. Tal vez, si hubiera nacido en el Siglo XIX, habría competido con un Van Gogh, pero le tocó medirse con quienes hacen del concepto la base de su obra, y es difícil competir con un tiburón en formol.

Ahora bien, siempre existe la posibilidad de convertirse en docente, trabajar para un museo o incluso dirigir un centro cultural. No obstante, esto supone hacer del Estado un jefe, ya que en nuestro país las ofertas culturales de la iniciativa privada, tanto académicas como museísticas, son escasas. Se vea por donde se vea, la producción siempre estará condicionada por factores externos al artista. Después de todo, la educación artística que proporciona La Esmeralda permite conocer las posibilidades de vivir del arte, no de convertirse en un artista exitoso que venda y exponga en galerías. Sí, La Esmeralda otorga el título de Licenciado en Artes Plásticas y Visuales, ¿pero es esto suficiente para resolver la vida del egresado? Veámoslo como un juego: Las reglas han sido dictadas y el tablero está puesto, ¿será que lo que hace falta es conocer el valor de las fichas y acomodarlas bien?

12 thoughts on “La Esmeralda: ¿Qué se necesita para ser artista en México?

  1. It’s a pity that art is not propose since the begining of school , because kids could become better people in the adulthood. As well as Classical music Painting and sculpture they inspire human beings to develope beautiful feelings.

  2. Me encantó lo que he leído!, lo has escrito con neutralidad y honestidad, es verdad que el mundo del arte actualmente es tan amplío que uno se puede confundir en el camino, a veces uno pretende ser artista pero simplemente no se es, otras veces se es a lo bruto, la verdad yo estoy muy asustada de no conseguir una ficha, o de conseguirla y no saberme explotar en el momento que sea necesario para poder ser seleccionada en la convocatoria de este año, comprendo que hay muchísimos artistas que irán con toda la experiencia y ganas de entrar, es que apenas saldré de la preparatoria, y con 17 años, muchas cosas que me faltan por pulir.. y otras personas hasta de 35 años de edad,mucha técnica y conocimientos; uno se pone a temblar y se hace chiquito ante la realidad, como veo que sabe usted mucho del tema, podría enviarme alguna clase de consejo que cree indispensable para la convocatoria de este año?(no digo que un consejo me vaya a hacer más artista, pero todo me puede servir)..¡Se lo agradecería muchísimo!.

    Melissa Amezcua

  3. En la profesionalización del arte, como en otras carreras lo que se necesita conocer son las reglas del juego y los costos de seguirlas, y eso no lo enseñan en la escuela.

  4. Me gustó muchisimo tu articulo. Yo me salí de la escuela de arte a donde iba porque había demasiado favoritismo, un chico podía dibujar penes y otra chica vaginas, pero si los demas lo intentabamos simplemente nos decían que no podíamos. Si no le caías bien a la maestra en turno en coordinación no podías recuperar materias atrasadas, y ni se diga de los que reprobamos… Yo tengo problemas con las clases estructuradas, horarios de entrega y esas cosas, ademas tengo un desorden mental que me limita un poco ya que el estrés y los contratiempos son cosas que no puedo entender ni canalizar bien, entre otras cosas; estando asi no podía progresar en esa escuela. Es muy buena, es la unica, excepto La Esmeralda, que sé que lleva dibujo todos los semestres excepto noveno, creo. Pero Todo ese dibujo, que bien puedo aprender por medio de otros maestros, no vale el hecho de verme frustrada porque los docente de esa escuela simplemente no comprenden el arte desde la perspectiva de otra persona o no les importa si un alumna tiene problemas emocionales y personales mientras los trabajos sean entregados y te tachan de flojo si simplemente no puedes con la carga… Ademas, si no tomaste clases con ellos no existe tu experiencia y eso frustra mucho tambien…
    Yo creo que para ser artista necesitas saber las técnicas y cómo aplicarlas, porque independientemente del titulo, un artista se hace con practica y la practica solo llega asi: practicando. Puede que hayas salido con honores y expuesto mucho en tu vida academica, y cuando salgas lo que se supone que sabes no lo sabes tan bien en realidad y no puedas avanzar en tu vida laboral… o puede que te pase al reves… Yo por mi parte me gustaría poder entrar a La Esmeralda, pero la veo muy dificil siendo que ya no vivo en CDMX y tengo casi 30 años… Ahorita la prioridad es obtener dinero para poder vivir y la mayoría de los trabajos de artista te piden el titulo y eso es muy triste… Creo que en cuanto al arte ponemos demasiada importancia en el titulo y muy poca en el talento y las habilidades del artista…

  5. El típico problema de quienes se quieren dedicar a producir arte. Antes era igual. Aparte de desarrollar el trabajo creativo tienes que vivir y ganar dinero. Pareciera que es un apostolado cuando pasa el tiempo y no se logra el reconocimiento de ser artista. Definitivamente se tiene que enseñar o aprender a vender los objetos artísticos. Estos son artículos de consumo también. Quizá suene duro pero muchos artistas de renombre son grandes vendedores y muchos de ellos no fueron a escuelas de arte.

  6. En el Siglo XXI, las profesiones oficiales no se miden por “talento” sino por conocimiento y preparación; año con año, generación tras generación, los chavos que ingresan a la ENPEG y la FAD no se inscriben para adquirir talento sino conocimiento especializado de las Artes! No hay médicos no “legitimados”, son o no, médicos oficiales [los curanderos no son médicos no legitimados]. Jamás diría yo que a los albañiles no se les reconoce por no ser parte de una “pirámide institucional” cuando lamentablemente no saben nada de calculo y resistencia de materiales; pues con todo y su gran talento no podrían construir un puente o rascacielos sin tener conocimientos plenos de ingeniería! Por lo tal, no existen los artistas no legitimados; ya no existen los artistas alquimistas del Siglo XVII [los cuales experimentaban 100% para crear fuentes de información pues en su tiempo no existían] – El Arte hoy día es toda una profesión, no es simple un oficio. TODAS LAS FUENTES YA EXISTEN! En el presente, existe un protocolo académico de Artes en cada uno de los paises más avanzados del mundo; Francia, Italia, Alemania, Inglaterra, España, Japón, China, Estados Unidos, México, Argentina, Rusia, Brasil, etc. – A caso le preguntaron a Pablo Jato que conocimientos de Arte [iconografía/simbología] y Economía posee para fundamentar su “documental”? Evidentemente no! Yo le he cuestionado al respecto y nunca ha respondido; siempre ha objetado que “no es necesario estudiar Arte”, solo porque el no sabe nada de Arte [pues se siente desplazado]. Todo su material de video posa sobre una serie de preguntas mal planteadas por su desconocimiento estético. Y profesionalmente en aulas de Arte nadie habla de -capacidad-. Todos los jóvenes que han aprobado el filtro de aceptación son CAPACES; solo que no todos van hacer lo mismo, verdad? – En principio Pablo Jato ni nadie debe confundir el mercado viciado de obras con la LIBERTAD DE EXPRESIÓN, la cual es la esencia del Arte.

    Para ser Artista en México, se necesita exactamente lo mismo para ser profesional como cualquier otra profesión [sin idealismos]; el éxito y la fama en el Arte son factores distintos al conocimiento oficial y dependen 100% de las acciones del autor en el campo comercial de la profesión. No hay magia!

  7. Increible que 4 personas que supuestamente son preofesionales del arte, y saben del tema escriban este mamotreto de obviedades. Que el arte se mercantiliza por el capital, bueno eso se sabe y ocurrió desde el S.xix. Que Damian Hirst (ejemplo banal, harto sabido)es más artista pues vende mucho. “Estúpidos, no saben que esas madres son solo especulación financiera” . Que la Esmeralda es chida, pues en sus aulas sus profes iluminan de saberes legitimadores de “arte” genuino a todo sujeto que ingesa a esta “escuelucha” que más que pública y pagada por nuestros impuestos, parece un club privado donde solo se habla de exito, comercio, becas y servilismo a las estéticas y tendencias impietadas por las grandes capitales del consumo de arte. No mamar!!! Jajajaja, da risa que 4 pendejos escriban esto sin argumentos, y de pesimo estilo, y su dizque humor negro jajajaja…

  8. Pingback: La mejores ciudades para ser artista (sin morir en el intento)

  9. El arte está completamente inmerso en el caos de la Posmodernidad, fuera de los muros de las escuelas como la Esmeralda, la FAD o la ENPEG, la gente no tiene mayor interés por temas relacionados con el arte, en la actualidad el artista forma guetos de seres arrogantes con lenguajes y códigos cada vez más complejos y rebuscados, alejándose cada vez más de las personas, se les olvida que arte fue concebido para despertar sensaciones en los espectadores, no para adorar seres iluminados y despóticos.

Leave a Reply