El París de Toulouse-Lautrec | Museo de Bellas Artes

toulouselautrec

El 11 de agosto el Museo del Palacio de Bellas Artes abrió al público la exposición El París de Toulouse-Laurtrec. Impresos y carteles del MoMA. Esta exposición se presentó en Nueva York a mediados del 2014 concluyendo el año pasado. La muestra cuenta con más de 100 litografías y un óleo del artista, Henri de Toulouse-Lautrec (1864–1901), representante del post-impresionismo; pintor, grabador, dibujante, e ilustrador que se dedicó a capturar la vida parisina de teatros, cafés, y burdeles. La temática de representar la vida nocturna y la prominente cultura de masas de París le permitió al artista elaborar imágenes elegantes y provocativas.

La muestra está dividida en 6 diferentes ejes temáticos: Vida y litografía, El café concert, El escenario, Los placeres de París, Círculos creativos, y Femmes, Filles, Elles. La muestra explora las obras en el medio de la litografía, las innovaciones en el diseño del cartel y la representación de la sociedad parisina durante la Belle Époque.

Toulouse-Lautrec

Henri de Toulouse-Lautrec. La loge au mascaron doré, 1894.

La historia del MoMA está relacionada con la obra de Lautrec debido a que una de las coleccionistas fundadoras (Abby Alrich Rockefeller) donó al museo tres de las obras más importantes del artista y que se presentan en esta muestra: Babylone d’Allemagne (1894), L’Aube (1896) y La Troupe de Mademoiselle Églantine (1896).

Al entrar a la sala, la obra que abre la exposición es el cartel de tamaño monumental, Moulin Rouge, La Goulue (1981), la cuál se presenta especialmente para la exposición en la Ciudad de México. Posteriormente, se pueden apreciar carteles con la influencia del estilo y el contenido fuertemente influenciados por el ukiyo-e japonés.

Toulouse-Lautrec

Henri de Toulouse-Lautrec. Jane Avril, 1899. Litografía.

También se encuentran las litografías de las modelos y amigas cercanas de la actriz y cantante de cabaret Yvette Guilbert, la pionera Loïe Fuller, y la bailarina de can-can Jane Avril. La curaduría de la exposición converge en una línea discursiva clara sobre la interpretación del artista de lo femenino y lo erótico, en contra de lo que se puede apreciar como pornográfico. Cada una de sus musas ocupa una sección en la sala inicial de la exposición, observándose en los carteles las diferentes representaciones que fueron creadas para cada una de estas mujeres.

Toulouse-Lautrec

Henri de Toulouse-Lautrec. Señorita Loïe Fuller, 1893. Litgrafía.

La segunda sala abre con Femmes, Filles, Elles, litografías eróticas de la representación de lo femenino con la particularidad de que no se busca una interpretación vulgar, sino que explora, mediante un contexto francés de finales de siglo XIX, una manera revolucionaria de la representación del cuerpo femenino. Una de las litografías más importantes de esta muestra es Señorita Loïe Fuller donde el artista emplea la técnica de tinta salpicada conocida como crachi; esta obra está inspirada en el filme de los hermanos Lumière, Danse Serpentine.

Toulouse-Lautrec

Henri de Toulouse-Lautrec. Le jockey, 1899. Litografía.

El París de Toulouse-Lautrec es gran tributo a uno de los artistas emblemáticos y revolucionarios de finales del siglo XIX, el cuál contribuyó a la formación de artistas del siglo XX. La manera de crear los carteles por parte del artista son un aporte al diseño contemporáneo. Siendo una exposición del MoMA, no nos sorprende la calidad de la curaduría y el montaje de la obras. Esta exposición es un claro ejemplo de que no se necesita llenar todas las salas de un museo para tener una gran exposición.

El París de Toulouse-Lautrec | Museo de Bellas Artes
Av. Juárez, Centro Histórico, 06050 Ciudad de México, D.F.

Hasta el 27 de noviembre

Leave a Reply